Orquesta Filarmónica de Israel

Zubin Mehta, director

Obras de Pártos, Haydn y Berlioz

Auditorio Nacional Madrid, 19 de Septiembre de 2019

IBERMÚSICA

IBERMÚSICA ha inaugurado su 50º temporada con un extraordinario concierto de la Filarmónica de Israel, con su titular al frente, el ya legendario en vida Zubin Mehta (Bombay, 1936) que se despide de la titularidad de la gran formación israelí, tras a su vez, cincuenta años de trabajo en común. Fue un concierto emocionante y entrañable, con guiños indudables a una forma de tocar e interpretar el gran repertorio, que nos retrotrajo a la época dorada de las grandes batutas: Carlos Kleiber, Karajan, Giulini, Abbado y de grandes músicos veteranos que siguen en activo (Barenboim) depositarios de esa forma de hacer música.En la primera parte, después de una interesante partitura para cuerdas del músico húngaro de origen judío Pártos (Concertino para cuerdas de 1932) tuvimos la oportunidad de escuchar la hermosa e infrecuentemente tocada Sinfonía Concertante para violín, oboe, fagot y violonchelo en mi bemol mayor de Haydn (con notables solistas , miembros de la propia orquesta) y en la segunda parte la celebérrima Sinfonía “Fantástica” con la que Berlioz abrió en 1830 el Romanticismo en lo musical.

© Fotografías: Jose Luis Pindado / Ibermúsica

Zubin Mehta dirigió espléndidamente, con oficio y maestría,y la respuesta orquestal fue magnífica, especialmente en la Sinfonía Fantástica, plena de emoción, sentido, coherencia, tempi de gran naturalidad,y bellísimo fraseo, tocada con brillantez pero sin falsa ampulosidad. La Filarmónica de Israel , que no tiene un sonido tan bello como otras grandes formaciones europeas (Filarmónica de Viena, Filarmónica de Berlín, Concertgebouw de Amsterdam) es depositaria, sin embargo, de la grandiosa tradición interpretativa centroeuropea (lo que se nota en su magnífica cuerda) y se trata de una orquesta que tiene una gran precisión en los ataques, muy equilibrada en todas sus secciones y que  especialmente “interpreta”: sus músicos tocan con una gran convicción y entrega y esto el oyente lo percibe. Un concierto de la Filarmónica de Israel no es un trámite o rutina de lujo. Claramente pudo apreciarse esto de manera superlativa en los “bises” ,la obertura de “Las Bodas de Fígaro” de Mozart (un guiño del maestro Mehta a su vocación y larga carrera operística) y en una espectacular e inolvidable interpretación de la  polka “Truenos y relámpagos” de Johann Strauss, tocada “a lo Karajan” o “a lo Kleiber” que nos hizo recordar los Conciertos de Año Nuevo de los que Mehta fue director.

El concierto finalizó entre justas aclamaciones para el gran y veterano maestro Zubin Mehta, al que volveremos a ver esta temporada en Ibermúsica al frente de otra centuria gloriosa, la Filarmónica de Viena.

LUIS AGIUS

TRIBUTO A ALFONSO AIJÓN

50 AÑOS DE IBERMÚSICA

Alfonso Aijón

No es éste un texto laudatorio, aunque pudiera parecerlo. Tampoco es un “tombeau”, un lamento al insigne personaje desaparecido, porque su protagonista está felizmente vivo, rebosante  de salud y facultades, entre nosotros. Es un breve texto de sincero agradecimiento, porque todos los melómanos españoles debemos mucho a Alfonso Aijón, un hombre arrojado, arriesgado, que se propuso traer a Madrid, a España, y lo consiguió y ha conseguido, a las mejores orquestas, directores y solistas  del mundo. Gracias a su bonhomía, formidables directores de orquesta y pianistas se han convertido en amigos entrañables, que incluso le ayudaron en los momentos difíciles derrochando su talento y su capacidad musical para deleite del público madrileño -y español- evitando la desaparición de esta noble empresa. Pueden citarse a muchos en esa tarea, pero quizá Daniel Barenboim es uno de los más representativos. Quizá hubo alguna orquesta, algún director, pianista o violinista que Ibermúsica no pudo traer en estos 50 años, pero han sido y son todos los que han estado y están en su programación. A esta tarea contribuyó un gran equipo, que persevera cada día, y en el futuro es de desear que pueda ser capaz de continuar esta magna labor, que vista con perspectiva, nos podría parecer casi imposible de llevar a buen puerto en la actualidad.

Desde el reconocimiento, gracias, Alfonso, por tu labor en favor de la música. 

LUIS AGIUS

PARNASO DE LAS ARTES



LA HISTÓRICA GEWANDHAUSORCHESTER  LEIPZIG Y ANDRIS NELSONS BRILLAN A GRAN ALTURA DE LA MANO DE IBERMÚSICA

Auditorio Nacional, 22 de Mayo de 2019

BRUCKNER  Sinfonía nº 5 en si bemol mayor

Auditorio Nacional 23 de Mayo de 2019

SHOSTAKOVICH Concierto para violín nº 1 op 77  

TCHAIKOVSKY Sinfonía nº 5 op 64 de

Solista Baiba Skriede, violín

Orquesta del Gewandhaus de Leipzig

Andris Nelsons, director

IBERMÚSICA nos ha ofrecido la magnífica actuación de la soberbia Gewandhausorchester Leipzig, una de la orquestas más antiguas del mundo, si bien tal honor corresponde en puridad a la Saasische  Staatskapelle Dresden (actualmente Staatskapelle Dresden) otra histórica orquesta alemana, cuyo embrión, un conjuntos de metales, , data del lejano año de 1448.En todo caso, ante la Gewandhaus de Leipzig nos encontramos frente a una orquesta que fue dirigida entre otros grandes músicos por Mendelssohn , Schumann, Tchaikovsky, etc y que estrenó innumerables grandes obras del repertorio romántico.Su larga tradición se nota en su sonido, su color, su empaste, su sobresaliente  afinación, la precisión en los ataques : excelente cuerda, excepcional viento-madera, formidables metal y percusión.

La orquesta y su director titular el letón Andris Nelsons-mucho más acertado  en los presentes conciertos que en otros conciertos de pasadas temporadas- brillaron especialmente en la Quinta Sinfonía de Anton  Bruckner, obra majestuosa, imponente, grandiosa, una auténtica catedral musical , de un contrapunto asombroso, con unos climax demoledores,  y unos pianissimi inverosímiles, épica y colosal, pero también , lirica en su grandeza, con un sublime y melódico Adagio, una de las páginas más extraordinarias de Bruckner.El Scherzo fue demoledor y el final apabullante, gracias a la batuta , la precisión y el bellísimo fraseo de Nelsons, que estuvo  sensacional en todos los aspectos (dinámica, balance, precisión rítmica, etc) situándose a la altura de los grandes directores de orquesta “brucknerianos” de hoy día, es decir, Daniel Barenboim , Thielemann, Jansons y el veterano Bernard Haitink.

En el segundo concierto tuvimos el maravilloso Concierto para violín número 1 de Shostakovich, obra cumbre del género en el siglo XX, que tuvo en la violinista letona  Baiba Skride una competente y eficaz intérprete pero a la que le faltó algo más de mordiente y contraste, quedando lejos de violinistas como Janine Jansen o  Batiasvhili en esta obra.La Quinta Sinfonia de Tchaikovsky obra maestra absoluta del sinfonismo romántico y del estilo trágico, tuvo todo el pathos necesario, pero sin excesos. Nelsons impuso control  y un bello fraseo y la respuesta orquestal fue soberbia especialmente en los dos primeros movimientos, en los que la versión fue inolvidable.En definitiva, sensacionales conciertos , máximos exponentes del  más relevante sinfonismo romántico.

LUIS AGIUS

Estimados amigos:

Adjuntamos la nota de prensa y booklet de la próxima temporada que formará parte del 50 aniversario de Ibermúsica y se presentaba hoy mismo  a las 12.30h en la Sala de Cámara del Auditorio Nacional de Música de Madrid.

50 AÑOS SINTIENDO LA MEJOR MÚSICA

•    Ibermúsica celebra su medio siglo con más de 50 conciertos excepcionales a lo largo de 2 temporadas.

•    Las Filarmónicas de Viena, Berlín, Israel, Londres y San Petersburgo, la Royal Concertgebouw Orchestra, MusicAeterna o la Budapest Festival Orchestra serán algunas de las agrupaciones presentes en el aniversario.

•    El ciclo contará con directores de primera línea, como Zubin Mehta, Esa-Pekka Salonen, Gianandrea Noseda, Kirill Petrenko, Teodor Currentzis, Marin Alsop, Vladimir Jurowski, Sir Simon Rattle o Mariss Jansons y solistas como Evgeny Kissin, Leonidas Kavakos, Janine Jansen, Patricia Kopatchinskaja, Martin Fröst, Truls Mørk o Barbara Hannigan.

La esperada temporada número 50 de Ibermúsica se presentaba hoy en la que ha sido sede de sus conciertos durante las últimas décadas, el Auditorio Nacional de Música de Madrid. Un evento en el que el musicólogo Luis Gago y los directores de la entidad, Llorenç Caballero y Alfonso Aijón, han explicado los puntos clave de una celebración que se prolongará durante dos temporadas excepcionales. Tras la rueda de prensa, los asistentes, abonados y periodistas han podido disfrutar de un ensayo abierto de la Philharmonia Orchestra y Vladimir Ashkenazy.

La inauguración de la temporada 2019/2020 tendrá lugar el 19 de septiembre de la mano de la Filarmónica de Israel bajo la dirección de Zubin Mehta, que también celebra medio siglo al frente de esta agrupación. En esta primera temporada que conmemora los 50 años de nuestra promotora, recibiremos hasta el 18 de mayo a un total de 16 agrupaciones de primer nivel: Philharmonia Orchestra, Orquesta Nacional Filarmónica de Rusia, London Philharmonic, Orquesta de Cadaqués, Symphonieorchester des Bayerischen Rundfunks, Bamberger Symphoniker, Orchestra della RAI Torino,  Academy of St Martin in the Fields, Budapest Festival Orchestra, Wiener Philharmoniker y London Symphony Orchestra además de tres presentaciones:B’Rock Orchestra, Bach Collegium Japan y la Camerata de la Royal Concertgebouw Orchestra.

2019/2020 – DESTACADOS SOLISTAS Y DIRECTORES

En el podio recibiremos a directores de primer nivel, muy conocidos y queridos por el público de Ibermúsica. Además de Zubin Mehta, que al igual que Vladimir Jurowski nos visitará en dos ocasiones, también contaremos con las batutas de Esa-Pekka Salonen, Gianandrea Noseda, Mariss Jansons, Jakub Hrůša, James Conlon, Iván Fisher y Sir Simon Rattle. Además, debutan en el ciclo Florian Helgarth Masaaki Suzuki.

Evgeny Kissintras su exitoso recital hace unos meses en la capital madrileña, tampoco podía faltar en esta celebración y además será uno de los encargados de conmemorar el 250 aniversario del nacimiento de Beethoven en Ibermúsica. El compositor nacido en Bonn también será el protagonista del recital que ofrecerán Leonidas Kavakos y Enrico Pace, y estará presente en los programas sinfónicos con su obra más querida, la Missa Solemnis, varias de sus oberturas y la Sinfonía núm. 7.

No faltarán los intérpretes conocidos del ciclo como Elena Bashkirova, pero también podremos disfrutar por primera vez de solistas consagrados como Martin Fröst o dos de los jóvenes pianistas más destacados del momento, Ivan Bessonov o Igor Levit. Pero si hablamos de juventud, destaca la virtuosa violinista granadina Maria Dueñas, que junto con el flautista Álvaro Octavio y la Orquesta de Cadaqués representan el altísimo nivel de los músicos españoles de la actualidad.

Pero el instrumento solista por excelencia de esta temporada volverá a ser el violín, ya que además de Maria Dueñas, contaremos con la actuación solista de otros seis virtuosos considerados entre los intérpretes más destacados de este instrumento: Arabella SteinbacherNicola Benedetti (presentación en Ibermúsica), Julia Fischer, Michael Barenboim, Patricia Kopatchinskaja yJanine Jansen.

Tampoco faltarán las grandes voces en la temporada 50 de Ibermúsica. Contaremos con las sopranos Rebecca Nielsen, Ricarda Merbeth, Sarah Wegener o Camilla Tilling, las mezzos Olesya Petrova y Rinat Shaham, el tenor español Josep Bros o los bajos Tobias Berndt, Steven Humes y Gábor Bretz. Este último será uno de los solistas que junto a la London Symphony y Sir Simon Rattle interpretará la única ópera de Bartók, El Castillo de Barbazul, en versión concierto, una de las principales apuestas de la formación londinense para la próxima temporada.

2019/2020 – CONCIERTOS EXTRAORDINARIOS

Además, Juan Diego Flórez será el protagonista del ya tradicional concierto en beneficio de las becas de cuerda, piano y canto de Juventudes Musicales de Madrid, uno de los 3 conciertos extraordinarios de la temporada.

Además de los 24 conciertos que conforman las series Arriaga y Barbieri, Ibermúsica ofrece en la temporada 19/20 tres conciertos extraordinarios, uno en cada trimestre.

El 17 de diciembre podremos disfrutar de El Mesías de Haendel con el King’s Consort y Robert King. El 27 de febrero, recibiremos a Los Niños Cantores de Viena junto a Manolo Cagnin para festejar el 50 aniversario con su programa El mar Mediterráneo y como colofón escucharemos la voz de Juan Diego Flórez el 18 de mayo.

2019/2020 – LA MEJOR SICA DEL MUNDO AL ALCANCE DE TODOS

Los 27 conciertos ofrecidos por Ibermúsica durante la próxima temporada tendrán lugar en la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional de Música de Madrid y comenzarán a las 19.30h.

Además, la entidad seguirá ofreciendo abonos de 5 (desde sólo 164), 7 o 12 conciertos con un amplio abanico de precios, formas de compra y opciones de pago.

También se podrán adquirir entradas por concierto y los abonados que quieran asistir a los conciertos acompañados de un amigo, que se haga nuevo abonado, podrán acceder a una exclusiva reducción del 30% en sus abonos.

Otro de los grandes beneficios que disfrutan los abonados del ciclo, homenajeados en su 50 aniversario, es la prioridad de acceso a los ensayos abiertos de las grandes orquestas con sus directores. Como muestra de esta práctica promovida por Ibermúsica, la entidad ha ofrecido la posibilidad de asistir al ensayo de la Philharmonia Orchestra y Vladimir Ashkenazy tras la presentación de esta temporada hoy en el Auditorio Nacional de Música de Madrid.

Por otra parte, Ibermúsica cuenta con 3989 amigos que reciben información detallada sobre sus conciertos, acceden a sorteos exclusivos y también tienen la posibilidad de asistir a los ensayos de algunas de las orquestas que visitan el ciclo.

2020 – 2021 MEDIO SIGLO CON LA MEJOR MÚSICA EN 50 CONCIERTOS: SEGUIMOS CELEBRANDO

Durante la próxima temporada, Ibermúsica continúa con esta gran celebración musical que conmemora su medio siglo siendo uno de los ciclos de música clásica de referencia en todo el mundo y recibirá a orquestas como la Filarmónica de Berlín y su recién estrenado director titular, Kirill Petrenko, la Filarmónica de Múnich en dos ocasiones,junto a Valery Gergiev la primera y con Barbara Hanningan (que debuta en el ciclo como directora y solista)la segunda, MusicAeterna Orquesta de la Ópera de Perm con su titular, Teodor Currentzis y otra destacada orquesta rusala Filarmónica de San Petersburgo junto a Yuri Temirkanov; tampoco faltarán la Royal Concertgebouw Orchestra y Paavo Järvi, la Orquesta Filarmónica Checa bajo la dirección de Semyon Bychkov, la Orquesta Sinfónica de Gotemburgo con Santtu-Matias Rouvali el Balthasar Neumann Orchester und Chor junto a Thomas Hengelbrock o la Radio-Symphonieorchester Wien dirigida por Marin Alsop.

Además, continuamos haciendo gala del talento de nuestro país con Javier Perianes, que ofrecerá un concierto en febrero de 2021 (junto a la London Symhony y la talentosa batuta de la jovenElim Chan) Josep Vicent, que estará al frente de la Orquesta Nacional de Bélgica.

Entre los solistas más destacados también se sumarán al aniversario el violinista Joshua Bell, la pianista Yuja Wang y Katia y Marielle Labèque, los violonchelistas Truls Mørk y Gautier Capuçon.

Toda la información sobre la temporada 2019/2020  disponible en: www.ibermusica.es  a partir de esta misma tarde.

Biografías completas y fotos en alta resolución en:  http://www.ibermusica.es/descargas

Rueda de prensa Facebook live disponible en nuestra página @ibermusica

cid:image002.png@01D4F90A.E34DC160

Parnaso de las Artes publica el video de presentación con todos los conciertos y los intérpretes de la temporada nº 50 de la entidad musical madrileña

Orquesta Filarmónica de la Scala de Milán

Riccardo Chailly, director

Obras de Bartok, Moussorgsky/ Ravel y Mahler

Auditorio Nacional Madrid, . 23 y 24 Enero 2019 IBERMUSICA

La gran orquesta, de tradición operística, la mítica Orquesta alla Scala de Milán, denominada cuando da conciertos sinfónicos “Filarmónica della Scala”, titular del  teatro de Opera más famoso e importante del mundo, la gloriosa “Scala de Milán” , (junto a la Opera de Viena y el Metropolitan de Nueva York), visitó Madrid de la mano de Ibermúsica , con su director titular al frente, el gran maestro italiano Riccardo Chailly, experto y formidable director de repertorio sinfónico como  lo demostró con creces en las dos veladas, con obras fundamentales y sobradamente conocidas de los melómanos, el Concierto para orquesta de Bela Bartok (1943) , los Cuadros para un Exposición de Moussorgsky, en orquestación de Ravel y la Sinfonía nº 6 , en la menor “Trágica” de Mahler.Ambos conciertos fueron magníficos por todos los conceptos.La Filarmónica della Scalla demostró su altísimo nivel en un repertorio que en principio no es el suyo, pues básicamente es una orquesta de ópera, que interpreta todo repertorio dramático-musical, pero no el sinfónico.Al parecer Chailly quiere que esta explosiva orquesta, llena de oficio,  temperamento dramático, brillantez, color, magnífico empaste y con un metal y percusión formidables, se interne por el repertorio romántico del siglo XIX y el moderno de comienzos del siglo XX y , a tenor de lo escuchado en Madrid, los logros y los resultados serán sobresalientes.Bartok, lo más moderno, estuvo muy bien tocado y matizado, con refinamiento tímbrico y buen sentido rítmico.Los Cuadros de Moussorgsky fueron muy coloristas y tocados con gran efusividad y contrastes y Mahler, en su Sexta Sinfonía, una obra densa, compleja, llena de abismo y cimas., claroscuros, tormentas y pasiones fue recreada al mejor nivel de las orquestas centroeuropeas (Filarmónicas de Viena o de  Berlín, imbatibles en este repertorio) de manera sólida, contundente, lírica y épica. Chailly acertó en todo: tempi, fraseo, matices, estuvo elegante, refinado y colosal.El primer día , la orquesta nos deleitó con un bis que sí forma parte de su repertorio habitual , una obertura rossiniana “Semiramide” que sonó fresca, vibrante y muy italiana , pero sin ápice de vulgaridad. Solo resta decir, ¡BRAVO!

 

Ibermúsica celebró la navidad musicalmente ofreciéndonos, como es preceptivo y muy de agradecer, una espléndida interpretación  del “Mesías” de Haendel, el oratorio posiblemente más famoso que vieron los siglos, en un magnífico concierto donde brilló sobremanera el coro Capella Ámsterdam , la orquesta de instrumentos de época, “Orquesta del siglo XVIII” y la sensacional batuta de Daniel Reuss, auténtico especialista en este género y estilo.En efecto, con una plantilla de moderadas dimensiones (coro de 24 voces, 6 por cuerda) y una orquesta con un nutrido bajo continuo (órgano positivo, clave, un contrabajo y dos chelos) y una plantilla reducida a la habitual en una orquesta de cámara (alrededor de 20-30 instrumentos: cuerda, dos oboes, dos trompetas y timbales) la parte orquestal sonó transparente y refinada, con bellísimos adornos y matices, y con una amplísima dinámica.Daniel Reuss dirigió con maestría, gracias a un fraseo natural, elegante pero intenso, dotando en su caso de dramatismo a la música, y muy atento y cuidadoso a recitativos y transiciones y con una primorosa dirección coral.El coro, por su parte, estuvo soberbio, empastado, en su justa expresión, siempre matizando admirablemente y con un gran colorido y empaque (formidables los bellísimos fragmentos corales de la primera parte y el archiconocido “Alellujah”). Los solistas por contra, estuvieron desiguales-algo mejor el bajo- cumpliendo el resto aseadamente, si bien muy por debajo de la orquesta, coro  y director, de gran nivel.

 

Luis Agius

Estimados amigos:

La Filarmonica della Scala y su director titular, Ricardo Chailly ofrecerán dos conciertos puramente sinfónicos en Ibermúsica los próximos 23 y 24 de enero.

Adjuntamos la nota de prensa con toda la información (también disponible en el siguiente enlace: NdP-Scala), esperando que sea de su interés y agradecemos mucho toda la difusión que puedan darle.

nota prensa ibermusica

G.F.Haendel: “The Messiah”, oratorio en tres partes

Capella Ámsterdam (Coro)
Orquesta del Siglo XVIII
Solistas
Daniel Reuss, director

Auditorio Nacional Madrid, 12/XII/2018.IBERMUSICA

Ibermúsica celebró la navidad musicalmente ofreciéndonos, como es preceptivo y muy de agradecer, una espléndida interpretación del “Mesías” de Haendel, el oratorio posiblemente más famoso que vieron los siglos, en un magnífico concierto donde brilló sobremanera el coro Capella Ámsterdam , la orquesta de instrumentos de época , “Orquesta del siglo XVIII” y la sensacional batuta de Daniel Reuss, auténtico especialista en este género y estilo.En efecto, con una plantilla de moderadas dimensiones (coro de 24 voces, 6 por cuerda) y una orquesta con un nutrido bajo continuo (órgano positivo, clave, un contrabajo y dos chelos) y una plantilla reducida a la habitual en una orquesta de cámara (alrededor de 20-30 instrumentos: cuerda, dos oboes, dos trompetas y timbales) la parte orquestal sonó transparente y refinada, con bellísimos adornos y matices, y con una amplísima dinámica.Daniel Reuss dirigió con maestría, gracias a un fraseo natural, elegante pero intenso , dotando en su caso de dramatismo a la música, y muy atento y cuidadoso a recitativos y transiciones.y con una primorosa dirección coral.El coro , por su parte, estuvo soberbio, empastado, en su justa expresión, siempre matizando admirablemente y con un gran colorido y empaque (formidables los bellísimos fragmentos corales de la primera parte y el archiconocido “Alellujah”)Los solistas por contra, estuvieron desiguales-algo mejor el bajo- cumpliendo el resto aseadamente, si bien muy por debajo de la orquesta ,coro y director ,de gran nivel.

LUIS AGIUS

Gustav Mahler: Des Knaben Wunderhorn

Sinfonía nº 4 en Sol mayor

 

Anna Lucia Richter, soprano

Florian Boesch, barítono

Musica Aeterna (Orquesta de la Opera de Perm)

 

Teodor CURRENTZIS, director.

Ibermusica, Auditorio nacional , 28 de Noviembre

En ciertas y contadas ocasiones tenemos la inmensa fortuna de asistir a conciertos que nos transportan literalmente a lo mejor del universo estético y musical de un compositor, de una manera rigurosa, natural,  elegante, apasionada, emocionante e inolvidable.En el concierto de la orquesta Musica Aeterna (Opera de Perm) dirigida por el gran director de orquesta griego Teodor Currentzis, dentro de la temporada de Ibermúsica, se obró el milagro: la bellísima música de Mahler se adueñó de nuestra alma y de nuestros sentidos, y sencillamente nos dejó desarmados, gracias a unos cantantes solistas excelentes, una orquesta espléndida, que toca como un solo hombre con una perfección inusitada  en los ataques , un bellísimo sonido y una pasión prácticamente desconocida en estos tiempos y sobre todo gracias a un formidable músico, que ejerce el papel de director de orquesta, pero que en realidad es un mago, un demiurgo, un descubridor: Teodor Currentzis. Este sin igual directores, capaz de obtener la mejor respuesta orquestal posible, y que nos ha deslumbrado con sus grabaciones de Mozart o Chaikovsky al frente de esta orquesta, es un músico versátil, creativo y extraordinario que marca el ritmo y acentúa  y matiza espléndidamente y que trabaja hasta la extenuación la partitura , pero sin duda , más allá de las notas.Los acompañamientos orquestales a los cantantes en el ciclo de “Lieder” (canciones) “Des Knaben Wunderhorn” (El muchacho de la trompa mágica”,) la estupenda soprano Anna Lucia Richter (de bellísimo timbre y excelsa musicalidad) y al barítono Florian Boesch (muy dramático , sólido y convincente) fueron deliciosos, puro Mahler, livianos, delicados, trágicos, depurados hasta lo imposible, plenos de encanto.Todo el universo mahleriano quedó plasmado con gracilidad, elegancia y tragedia de forma sinceramente teatral.Inolvidable.

La Cuarta Sinfonía del genial compositor austriaco fue sencillamente prodigiosa, con los violines tocando de pie, como en los tiempos de Mahler, probablemente el mejor director de orquesta de la historia.Sensacional construcción y fraseo en el primer movimiento, monumental movimiento lento, el hermosísimo Ruhevoll, y maravilloso el cuarto movimiento con la soprano Richter, que cantó admirablemente arropada por Currentzis y la orquesta, con una sensibilidad incomparable
En definitiva, concierto apoteósico coronado con un bis espectacular de ritmo implacable de un desconocido compositor serbio, en el que orquesta y director mostraron su virtuosismo.Vino la justa explosión de admiración y júbilo, pero la apoteosis fue previa y  mahleriana, gracias a un grandísimo director.Recuerden, graben su nombre, es griego y se llama Teodor, Teodor Currentzis y todo lo que toque, todo lo que dirija , lo convertirá en oro.

LUIS AGIUS

Espectacular arranque de la 49ª Temporada de IBERMUSICA con los conciertos de la London Symphony y el recital de Yefin Brofman

Auditorio Nacional (16-10-2018, London Symphony Orchestra
Obras de Chaikovsky y Smetana
Denis Kozhukhin, piano
Nikolai Znaider, director

Yefin Bronfman , piano. 24 de Octubre.Schumann, Debussy, Schubert.

 

★★★★

IBERMUSICA ha abierto su cuadragésimo novena temporada de conciertos con sendos espléndidos conciertos de la London Symphony Orchestra, dirigidos uno por el violinista ruso que ha comenzado su carrera como director Nikolai Znaider y otro por Jaime Martín y con un extraordinario recital del gran pianista ruso Yefin Bronfman, al que ya tuvimos ocasión hace pocos meses de ver interpretando el Emperador de Beethoven con la Gewandhaus de Leipzig y Nelsons.

El concierto inaugural del 16 de Octubre , que es el que reseñamos de la London Symphony, tuvo como solista en la parte de piano del soberbio Concierto para piano nº 1 de Chaikovsky a otro gran y joven solista ruso, Denis Kozhukhin, dotado de una prodigiosa técnica y una notables elegancia y sensibilidad., que nos ofreció una versión excelente, brillante pero no ampulosa y muy idiomática, logrando el equilibrio perfecto entre la majestuosidad y el refinamiento que requieren esta archiconocida obra.El acompañamiento orquestal fue extraordinario, si bien quizá un poco excesivo en los forte, lo que obligó al pianista a emplearse a fondo.La coda del primer movimiento fue arrebatadora y el andante muy elegante, con un impetuoso finale, muy adecuado.

En la segunda parte la London Symphony brilló sobremanera en una ejecución muy a la eslava de algunos poemas sinfónicos del ciclo Mi Patria de Smetana, con una amplísima plantilla orquestal. Znaider dirigió con pasión y brillantez, y puede convertirse en en un magnífico director especialmente en este repertorio si bien tiene que cuidar el equilibrio, los matices y los pianissimi de la orquesta. Gran y espectacular concierto de apertura en todo caso.

El 24 de Octubre , escuchamos a Yefin Bronfman un muy interesante y variado recital con la Humoresca 0p 20 de Schumann, la Suite Bergamasque de Debussy y la Sonata nº 19 D 958 de Schubert, coronado con dos bises, un sensacional Scarlatti , una sonata, y otro más de cara a la galería, el estudio Revolucionario de Chopin. Bronfman posee una técnica impresionante e interpreta todos los repertorios con una claridad diamantina, un fraseo adecuado, y unos tempi fluidos y de gran naturalidad, armando un discurso muy sólido..Su Debussy fue muy bueno, si bien toca aún mejor Bartok y Prokofiev y su acercamiento a Schubert fue modélico, ofreciéndonos una rigurosa interpretación , llena de contrastes si bien le faltó algo más de introspección.Extraordinario el Rondó final , pleno de vigor, color, y drama.Magnífico recital de un coloso del teclado que esperemos que nos siga visitando con tanta asiduidad.

 

LUIS AGIUS