SUMA Y SIGUE…

RITA HAYWORTH: LA BOFETADA Y EL GUANTE DEL EROTISMO BLANCO.

El 8 de octubre, otro acontecimiento cultural. Acontecimiento biográfico, cinematográfico y bibliográfico: El poeta, crítico e historiador de cine Miguel Losada, presentó su libro Nunca Hubo Una Mujer Como Rita Hayworth (bello y certero título), una apasionada y tierna biografía de la mítica bailarina y actriz Margarita Carmen Cansinos Hayworth, Rita Hayworth, de orígenes y antepasados judíos.

En un coloquio dirigido por Losada con sabia maestría, los participantes José Aguilar, Víctor Matellano y la actriz María José Alfonso señalaron con algunas pinceladas varios aspectos de la personalidad compleja y extraordinaria de la gran Rita, esbozo que el propio biógrafo Miguel Losada completó con un magistral, exhaustivo y apasionado recorrido por la fascinante y misteriosa personalidad del mito cinematográfico, de aquella seductora y glamourosa mujer, para quien no faltaron las luces y las sombras. En efecto, las luces brillaron con grandes películas como Gilda, de Charles Vidor, que la inmortalizó y la convirtió en un mito cinematográfico; o la genial La Dama de Shanghai, de Orson Welles.

Su vida personal también estuvo iluminada con sus estupendas hijas, una de la cuales, Jasmine, la cuidó en una residencia frente a Central Park hasta el final de sus días, enferma Rita de Alzheimer. Pero también hubo sombras: un padre maltratador e incestuoso, 5 maridos que no supieron hacerla feliz… Una vida afrodisíaca y glamourosa al tiempo que atormentada y dolorosa, llena de ternura y de triunfo (la actriz considerada en los años cuarenta la más bella de la cinematografía, era además la mejor pagada) a la vez que de gran pasión erótica y amorosa (tuvo 5 maridos, entre ellos el gran Orson Welles, tal vez el gran amor de su vida, así como un sinfín de amantes, algunos muy ilustres como Kirk Douglas o Anthony Quinn, lo que hizo que se divulgara y acuñara la famosa frase: «Te acuestas con Gilda y te levantas con Rita»).

Estupenda actriz y extraordinaria bailarina, el mito pervive en nuestros días. En efecto, Miguel Losada nos demuestra en esta biografía que Nunca Hubo Una Mujer Como Rita Hayworth. Y así la quiere el biógrafo y la queremos los amantes del Cine: MISTERIOSA, SEDUCTORA, GLAMOUROSA Y COMPLEJA.

Carlos d’Ors